La Batidora Postura ¿Cómo se Hace?

En la vida de pareja pocas personas habrán oído hablar de la batidora. Siempre conviene experimentar en el sexo para que los involucrados nunca se aburran. Sin embargo, esta postura es lamentablemente desconocida por muchos.

Ciertamente no cualquier chica puede hacerla ya que hace falta algo flexibilidad y actitud. Pero siempre puede aprenderse, y tienes que creernos cuando decimos que conviene mucho. Las chicas que quieran ver cansados y felices a sus hombres tienen que probarla porque es muy efectiva.

¿Cómo hacer la postura de la batidora?

En realidad se trata de una posición sexual que resulta de dificultad mediana o alta. Las mujeres que cuenten con flexibilidad van a poder hacerla con más facilidad. De hecho, buena parte de las posturas que la chica tiene que hacer se aprenden en la clase de yoga.

La posición inicial de la mujer es la que en el yoga se conoce como la vela. Recostada sobre su espalda tiene que levantar las caderas y en general el torso completo, ayudándose para ello con sus manos y brazos. Es esta la posición básica con las piernas hacia arriba completamente.

Lo que sigue es que la mujer, según sus condiciones y flexibilidad eche sus piernas hacia adelante o hacia los lados. Decimos que según sus condiciones físicas puesto que la posición requiere fuerza muscular y resistencia. El hombre también debe brindar soporte, poniéndose en la parte trasera y arrodillándose un poco hasta quedar en la altura adecuada.

Justo en esta posición en la que el hombre puede ver al mismo tiempo las nalgas, el ano, la vagina y los senos de su mujer es donde se practica la penetración. Para el hombre es sumamente estimulante, además de darle la facilidad de manipular el clítoris de su chica con la mano.

¿Cuál es la técnica de la batidora?

Aunque existen variaciones de esta técnica o postura sexual, es la batidora una posición antigua pero deliciosa que todos deberían practicar. Se le conoce como la batidora por la forma de penetración hacia abajo, justo cómo funcionaban las antiguas batidoras de mantequilla.

Ligeras variaciones de la técnica mantienen la postura casi vertical de la mujer pero modifican la forma en la que esta pone las piernas. La visual de los genitales es de las panorámicas más ricas que existen, razón por la que los hombres suelen correrse muy rápidamente haciéndola.

Versiones completamente diferentes de la batidora implican a la mujer arriba y un movimiento de caderas con penetración que también es muy efectivo. En este último caso, el movimiento busca emular a una batidora moderna y aunque es algo más cómoda no ofrece tales visuales de las nalgas y la vagina.

Conclusión y punto final

Aunque con la batidora está claro que tanto el hombre como la mujer van a disfrutar, la posición está pensada para  el disfrute máximo del hombre. No es coincidencia que esta sea la posición que escojan las mujeres que quieren hacer que su hombre se corra rápidamente y con mucho placer.